sábado, 19 de octubre de 2013

MIS CRÓNICAS DE NY: 26 DE JUNIO: MI DESEMBARCO EN NY COMIENZA LA AVENTURA

Madre mía, había llegado el gran día y casi sin darme cuenta, ya os he contado que yo siempre decía, “yo cuando vaya a NY tiene que ser un mes por lo menos, si no, no me pongo”, no os puedo explicar porque tenía esa idea, pero lo tenía claro, había soñado tanto con conocer esa ciudad y se me antojaban tantísimas cosas que hacer y ver, que el ir una semana se me hacía imposible, por pensar que era tal el ansia con el que iba a volver por haberme quedado cosas por hacer que iba a ser peor el remedio que la enfermedad, jajaja, algunos en este punto ya estarán pensando que qué exageración, pero era mi sueño y o lo cumplía con todas las consecuencias o nada.
Bueno pues nada, éste era mi año sin duda y allá por enero me lié la manta a la cabeza y compré el billete, tenía seguro de anulación contratado “of course”, porque “chica precavida vale por dos”, pero salvo catástrofe la suerte estaba echada.

Y lo que me parecía una eternidad, pasó en un suspiro, y eso que a nivel personal me pasó de todo en esos meses y no fueron cosas fáciles, pero ya estábamos a 26 de junio el día que volaría a mi admirada Nueva York. He de confesar que la semana antes del viaje fui presa del pánico, todos los de mi alrededor me decían, “¿pero estas loca un mes sola a NY sin conocerlo?”, pero me imagino que es normal, aun así me amarraba a la firme convicción de que me esperaba mi sueño y una experiencia única no al alcance de muchos, en el sentido de disponibilidad, ataduras etc.

Bueno pues tras una frenética mañana con mi hermana y mi prima ultimando la maleta, me llevaron a AVE para ir a Madrid y allí me recogieron mis padres para llevarme al aeropuerto, iba yo, pero realmente era como si me viese desde fuera en una peli, pensando ¿soy yo?, ¿me voy?, bueno pues tras la emocionante despedida, había facturado y estaba dentro, he de decir que mantuve el tipo con ellos, mis padres, pero una vez cruzado el control me brotaron unas lagrimillas, andaba con los sentimientos totalmente a flor de piel.



Pero bueno ya estaba yo por la T4 como pez en el agua, no en vano me pasé dos años de mi vida cogiendo aviones semanalmente por trabajo y me encantan los aeropuertos. Así que con puntualidad británica y tras una cola inmensa de control de pasaporte, ya estaba ubicada cómodamente en mi asiento del avión que me conduciría hacia mi sueño.

 


Aquí os iba a contar el viaje en avión pero en serio las curiosidades de la gente y sus comportamientos en los aviones me da para un post a parte.



Tras un vuelo bueno pero que se me hizo un poco pesado, aterrizamos en el JFK “Oh my God”, empezaban mis miedos, y todo por la gente que te dice ya verás que cola en control de pasaporte y en aduana, puff y tu sola como te paren y te interroguen, como te abran las maletas, etc.etc, así que realmente ahí sí que iba asustada, sin embargo bajé del avión y lo primero que vi fue una pareja de policía, en cuanto vi ese traje me vino a la mente una frase que se repetiría más de una vez cada día en mi mente durante mi estancia y era “estoy en una peli”, bueno pues si os digo que no había cola para el control de inmigración, que tardé escasos 5 minutos y que la persona que me atendió fue extremademante amable, que la maleta salió igualmente bastante pronto y en aduana no me pararon ni un segundo¿Qué os parece?, así que ¿se puede pedir más?.

Me daba que este buen comienzo no era sino un augurio de lo bien que me saldría todo en este viaje, la suerte me acompañaba y con ese firme convencimiento atravesé las puertas de salida.

Así que salí con mis maletas, y allí no había nadie claro, la pareja donde me iba a alojar que muy amablemente se ofrecieron a recogerme no había llegado porque todo el mundo me aviso que pasa salir me harían falta casi las dos horas. Menos mal que aparecieron antes de lo previsto, la ví a ella y la reconocí enseguida por la fotos que me habían mandado. Aquí venía el primer “Little escollo” que salvar, el idioma!!, si bien me manejo en inglés, lo tenía un poco oxidado, además mi mente debido a los exámenes finales de italiano que acababa de realizar estaba en modo “el único otro idioma a parte del mío que me viene a la mente es el Italiano”, así que esto unido a la tensión del encuentro con personas que no conoces y con las que te vas a quedar en su casa, más el acento americano, etc,hicieron que durante el viaje del aeropuerto a Brooklyn agudizara mi oído como una loca para no parecer que no me enteraba de nada.

Y así poniéndonos un poco al día sobre nosotros llegamos a casa. He de confesar que la zona como que me sonaba, no sabéis lo que da de sí meter la dirección en Google maps y cotillear el satélite hasta la saciedad, jeje, pero bueno aun así el edificio no me dejó de impresionar, porque es como inspirado en el alucinante Flatiron pero en moderno, todo de cristal y de 30 pisos, con nombre y todo, como diría mi prima Cris “hija que nivel”, se llama Forte Condo.

Bueno pues entramos y nos recibió el portero en un impresionante lobby de recepción que recordaba más a un hotel que a un edificio de apartamentos, y subimos a la planta de mis anfitriones L. y K., cuando llegamos lo primero que me sorprendió es que las puertas estaban abiertas, la de entrada al apartamento, sí, sí como lo oís, no cierran, me recordaba a Friends en el que todo el mundo entraba en los apartamentos como Pedro por su casa y durante mi estancia comprobaría que eso era así y que mooooola.

Bueno pues poco a poco iréis descubriendo la inmensa suerte que tuve al dar con esta pareja que son encantadores, para que veáis hasta qué punto, me recibieron con un Chianti, un vino italiano que me encanta que sacaron de la nevera y que junto con tres copas cogieron para decirme que les siguiese que tenían una sorpresa, así que me llevaron a la azotea del edificio, de lo más cool con mobiliario súper moderno tumbonas etc, pero lo más importante, desde donde se divisaba todo Manhattan y la estatua de la Libertad, imaginaros como me quedé, todo iluminado, pues era ya de noche y ver eso allí enfrente mío, es imposible que os describa con palabras como me sentí al ver aquello, de verdad indescriptible, creí que me daba el síndrome Stendhal y me caía ahí redonda de la emoción, pero pensé que no sería un buen comienzo y decidí controlarme, jajaja.

En la azotea no tiré fotos porque dejé la cámara y el móvil en el apartamentola que os pongo de Manhattan es del camino del aeropuerto a casa al anochecer.

Así que una vez acabada la botella y con una amena charla, en la que ya me iba acostumbrando al acento y mi inglés salía de su destierro, bajamos a casa y me metí en mi cuarto a deshacer la maleta, mientras cada cinco minutos me asomaba al inmenso ventanal de mi habitación desde el que veía Manhattan y Brooklyn iluminados.

Y así cansada, emocionada e inmensamente ilusionada me metí en la cama, en la que sería mi cama en los próximos días, en la que ya empezaba a sentir mi casa en Brooklyn, esperando descansar pues al día siguiente comenzaba, ahora sí que sí, mi aventura neoyorkina!!





8 comentarios:

  1. Me ha encantado este primer capitulo de tu aventura jajajaja!!! La verdad que el control de pasajeros en el JFK estaba mucho mas organizado, que en el aeropuesto de Dallas que fue dinde hicimos escala el año pasado a los Angeles y perdimos el avion.

    ResponderEliminar
  2. Sigue, sigue...please!
    En breve seguiré tus pasos. (versión reducida, claro :( y nunca con ese nivel)..jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero con truquillos que te van a venir de lujo para aprovechar al máximo el tiempo!!

      Eliminar
  3. Cuquiiiii!!! Todo el mundo NO te decía eso de "estás loca, un mes SOLA a NY"!!! Me ha encantado!!! Me voy a poner un aviso para que no se me pase ni uno solo de tus post sobre el viaje.
    LuV

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se que tu eres de las pocas que me animabas!!!
      Muaaaaa

      Eliminar
  4. Marga....me a gustado mucho este extra que a partir de ahora tendremos algunos sabados. Aunque ami, igual que a tod@s tus mas cercanos nos lo contaste nada mas llegar..( y durante tu estancia alli) me encanta volver a leer poco a poco, como si de un libro se. tratara.....tus vivencias dia a dia en NY. Esperamos pronto el segundo capitulo....jjj. bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un sol!!! Por algo te quiero tanto!! Muchas gracias!!!! Muchos besos!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...